Conversaciones Con Dios: Una Experiencia Extraordinaria

Paperback | June 1, 2010 | Spanish

byNeale Donald Walsch

not yet rated|write a review
“No se trata de un libro escrito por mí, sino que me ha ocurrido a mí”. —Neale Donald Walsch
 
Había llegado al límite. Se encontraba en ese momento en que el dolor —el peor dolor, el que produce la soledad de espíritu —amenazaba con llevarle a la más terrible desesperación. ¿Qué mejor prueba podía tener de la inexistencia de Dios que su sufrimiento sin sentido? Y si Dios existiera ¿no podría, en su soledad, hablarle? Fue este último gesto de esperanza el que obró el milagro.
 
A partir de esta reveladora experiencia, Conversaciones con Dios es la transcripción del más infrecuente —aunque quizá el más necesario— de los diálogos, a través del cual se revela un Dios tolerante, conocedor profundo de las virtudes y las debilidades del ser humano y, por ello, más interesado en proponernos una actitud en la vida que en exigirnos rígidas normas. Un Dios, pues, humano, en la medida en que los hombres estamos hechos a Su imagen y semejanza.
 
Sencilla, clara y, sobre todo, esperanzadora, Conversaciones con Dios es una obra que tiene vocación de dejar huella, de ayudar a los seres humanos a ver sus relaciones con Dios desde otra perspectiva, de permitirles ser mejores sin por ello deshumanizarse con un exceso de exigencias.

Pricing and Purchase Info

$16.05 online
$17.00 list price (save 5%)
In stock online
Ships free on orders over $25
Prices may vary. why?
Please call ahead to confirm inventory.

From the Publisher

“No se trata de un libro escrito por mí, sino que me ha ocurrido a mí”. —Neale Donald Walsch Había llegado al límite. Se encontraba en ese momento en que el dolor —el peor dolor, el que produce la soledad de espíritu —amenazaba con llevarle a la más terrible desesperación. ¿Qué mejor prueba podía tener de la inexistencia de Dios que su...

Neale Donald Walsch nació en Milwaukee en el seno de una familia católica que le enseñó a nunca temer a Dios. Tras abandonar la universidad, se dedicó al periodismo radiofónico, a la prensa escrita, al marketing y a diversos negocios, aunque no encontró satisfacción en ninguno de estos campos. Lo mismo le sucedía en su vida privada, co...

other books by Neale Donald Walsch

The Complete Conversations With God: An Uncommon Dialogue
The Complete Conversations With God: An Uncommon Dialog...

Hardcover|Oct 20 2005

$41.50 online$56.00list price(save 25%)
Conversations With God: An Uncommon Dialogue, Book 1
Conversations With God: An Uncommon Dialogue, Book 1

Hardcover|Oct 29 1996

$20.50 online$32.00list price(save 35%)
see all books by Neale Donald Walsch
Format:PaperbackDimensions:208 pages, 7.99 × 5.15 × 0.59 inPublished:June 1, 2010Publisher:Knopf Doubleday Publishing GroupLanguage:Spanish

The following ISBNs are associated with this title:

ISBN - 10:0307475654

ISBN - 13:9780307475657

Look for similar items by category:

Customer Reviews of Conversaciones Con Dios: Una Experiencia Extraordinaria

Reviews

Extra Content

Read from the Book

1En la primavera de 1992 --recuerdo que fue por Pascua--,un fenomeno extraordinario ocurrio en mi vida. Dios empezo ahablar conusted. A traves mio.Me explicare.En aquella epoca era muy infeliz, personal, profesional y emocionalmente,sentia que mi vida era un fracaso a todos los niveles. Dado que,desde hacia anos, habia adquirido el habito de escribir mispensamientos en forma de cartas (que normalmente nuncaenviaba), cogi mi fiel cuaderno de papel amarillo tamano folio, yempece a volcar mis sentimientos.Esa vez, en lugar de escribirotra carta a otra persona de la que yo imaginaba ser una victima,pense que iria directamente a la fuente; directamente al mayorÇvictimizadorÈ de todos. Decidi escribir una carta a Dios.Fueuna carta rencorosa, apasionada, Ilena de confusiones,deformaciones y condenas. Y un monton de enojosaspreguntas.ÀPor que mi vida no funcionaba? ÀQue haria queIlegara a funcionar? ÀPor que no lograba ser feliz en misrelaciones? ÀSiempre iba a escaparseme la experiencia dedisponer de suficiente dinero? Finalmente --y sobre todo-- Àquehabia hecho yo para merecer una vida de continua lucha como laque tenia?Para mi sorpresa, cuando hube acabado degarabatear toda mi amargura, mis preguntas sin respuesta, y medisponia a dejar la pluma, mi mano se quedo suspendida sobre elpapel, como si la sostuviera una fuerza invisible. De repente, lapluma empezo a moverse por si misma. No sabia en absoluto loque estaba a punto de escribir, pero parecia que iba a acudir unaidea, de modo que decidi dejarme Ilevar. Y lo que salio fue:ÀRealmente deseas una respuesta a todas esas preguntas, osimplemente te estas desabogando?Parpadee . . . y entoncessurgio una respuesta en mi mente. La escribi tambien:ÇLasdos cosas. Es verdad que me estoy desahogando; pero, si esaspreguntas tienen respuesta, Átan cierto es que quiero oirlas comoque hay infierno!ÈMuchas cosas son ciertas . . . Çcomo quebay infiernoÈ. Pero Àno seria mas agradable que lo fueranÇcomo que bay CieloÈ?Y escribi:ÇÀQue se supone quesignifica eso?ÈSin que yo lo supiera, habia empezado unaconversacion . . . y, mas que escribir por mi cuenta, estabaescribiendo al dictado.Este dictado duro tres anos, y duranteese tiempo no tenia la menor idea de como acabaria. Lasrespuestas a las preguntas que yo expresaba en el papel no meIlegaban hasta que no terminaba de escribir completamente cadapregunta y apartaba mis propios pensamientos. A menudo lasrespuestas me Ilegaban mas de prisa de lo que podia escribir;entonces tenia que garabatear rapidamente para no quedarmeatras. Cuando me sentia confuso, o desaparecia la sensacion deque las palabras me Ilegaban de otra parte, dejaba la pluma einterrumpia el dialogo hasta que de nuevo me sentia ÇinspiradoÈ--lo siento: es la unica palabra que realmente resulta apropiada--para volver a coger mi cuaderno de papel amarillo tamano folio yreanudar la transcripcion.Esas conversaciones todavia duranen el momento en que estoy escribiendo esto. Y la mayor parte seencuentra en las siguientes paginas . . . las cuales contienen unasombroso dialogo que al principio no podia creer, que luegosupuse que me resultaria personalmente valioso, pero que ahoracomprendo que estaba destinado a otras personas y no solo a mi.Estaba destinado a usted y a cualquiera que acceda a estematerial, puesto que mis preguntas son tambien las suyas.Deseo que intervenga en este dialogo lo antes posible, ya que lorealmente importante no es mi historia, sino la suya. Es la historiade su vida la que aqui se presenta. Y si este material esimportante, lo es para su experiencia personal. De lo contrario noestaria usted aqui, con el en las manos, en este momento.Asipues, vamos a iniciar el dialogo con una pregunta que me habiaestado formulando durante mucho tiempo: Àcomo habla Dios, y aquien? Cuando la plantee, he aqui la respuesta que obtuve:Hablo a todo el mundo. Constantemente. La cuestion no es aquien hablo, sino quien me escucha.Intrigado, le pedi a Diosque me lo explicara mejor. Y esto es lo que dijo:En primerlugar, vamos a cambiar la palabra bablar por la palabracomunicarse. Es un termino mucho mejor; resulta mas completo ymas apropiado. Cuando tratamos de hablar a otros --tu a Mi, Yoa ti--, inmediatamente nos vemos restringidos por la increiblelimitacion de las palabras. Por esta razon, no me comunicounicamente con palabras. En realidad, rara vez lo hago. Mi modousual de comunicarme es por medio del sentimiento.Elsentimiento es el lenguaje del alma.Si quieres saber hasta quepunto algo es cierto para ti, presta atencion a lo que sientes alrespecto.A veces los sentimientos son dificiles de descubrir, ycon frecuencia aun mas dificiles de reconocer. Sin embargo, entus mas profundos sentimientos se oculta tu mas alta verdad.El truco esta en Ilegar a dichos sentimientos. Te mostrare como.De nuevo. Si tu quieres.Le dije a Dios que si queria, pero queen ese momento deseaba aun mas una respuesta completa ydetallada a mi primera pregunta. He aqui lo que Dios me dijo:Tambien me comunico con el pensamiento. El pensamiento y lossentimientos no son lo mismo, aunque pueden darse al mismotiempo. Al comunicarme con el pensamiento, a menudo utilizoimagenes. Por ello, los pensamientos resultan mas efectivos comoberramientas de comunicacion que las simples palabras.Ademas de los sentimientos y pensamientos, utilizo tambien elvehiculo de la experiencia, que es un magnifico medio decomunicacion.Y finalmente, cuando fallan los sentimientos, lospensamientos y la experiencia, utilizo las palabras. En realidad, laspalabras resultan el medio de comunicacion menos eficaz. Estanmas sujetas a interpretaciones cquivocadas, y muy a menudo amalentendidos.ÀY eso por que? Pues debido a lo que son laspalabras. Estas son simplemente expresiones: ruidos que expresansentimientos, pensamientos y experiencia. Son simbolos. Signos.Insignias. No son la Verdad. No son el objeto real.Laspalabras le pueden ayudar a uno a entender algo. La experienciale permite conocerlo. Sin embargo, hay algunas cosas que uno nopuede experimentar. Por eso os he dado otras herramientas deconocimiento: son los llamados sentimientos; y tambien lospensamientos.La suprema ironia del asunto es que vosotroshayais dado tanta importancia a la Palabra de Dios, y tan poca ala experiencia.En efecto, dais tan poco valor a la experienciaque, cuando vuestra experiencia de Dios difiere de lo que habeisoido sobre Dios, automaticamente desechais la experiencia y osquedais con las palabras, cuando deberia ser precisamente locontrario.Vuestra experiencia y vuestros sentimientos sobrealgo representan lo que efectiva e intuitivamente sabeis acerca deello. Las palabras unicamente pueden aspirar a simbolizar lo quesabeis, y a menudo pueden confundir lo que sabeis.Asi pues,esas son las herramientas con las que Yo me comunico; aunqueno sistematicamente, pues ni todos los sentimientos, ni todos lospensamientos, ni toda la experiencia ni todas las palabrasproceden de Mi.Muchas palahras ban sido pronunciadas porotros en Mi nombre. Muchos pensamientos y muchossentimientos ban sido promovidos por causas que no sonresultado directo de Mi creacion. Y muchas experiencias sederivan tambien de dichas causas.La cuestion consiste endiscernir. La dificultad estriba en saber la diferencia entre losmensajes de Dios y los que proceden de otras fuentes. Estadistincion resulta sencilla con la aplicacion de una regla basica:Vuestro Pensamiento mas Elevado, vuestra Palabra mas Clara,vuestro Sentimiento mas Grandioso, son siempre Mios. Todo lodemas procede de otra fuente.Con ello se facilita la labor dediferenciacion, ya que no deberia resultar dificil, ni siquiera para elprincipiante, identificar lo mas Elevado, lo mas Claro y lo masGrandioso.No obstante, te dare algunas directrices:ElPensamiento mas Elevado es siempre aquel que encierra alegria.Las Palabras mas Claras son aquellas que encierran verdad. ElSentimiento mas Grandioso es el llamado amor.Alegria,verdad, amor.Los tres son intercambiables, y cada uno llevasiempre a los otros. No importa en que orden se encuentren.Una vez determinado, utilizando estas directrices, que mensajesson Mios y cuales proceden de otra fuente, lo unico que falta essaber si Mis mensajes seran tenidos en cuenta.La mayoria deMis mensajes no lo son. Algunos, porque parecen demasiadobuenos para ser verdad. Otros, porque parece demasiado dificilseguirlos. Muchos, debido simplemente a que se entienden mal.La mayoria, porque no se reciben.Mi mensajero mas potentees la experiencia, e incluso a esta la ignorais; especialmente a estala ignorais.Vuestro mundo no se hallaria en el estado en quese encuentra si simplemente hubierais escuchado a vuestraexperiencia. El resultado de que no escucheis a vuestraexperiencia es que seguis reviviendola, una y otra vez; puesto quemi proposito no puede verse frustrado, ni mi voluntad ignorada.Teneis que recibir el mensaje. Antes o despues.Sin embargo,no os forzare. Nunca os coaccionare; ya que os he dado el librealbedrio --la facultad de hacer lo que querais--, y nunca jamas oslo quitare.Asi pues, seguire enviandoos los mismos mensajesuna y otra vez, a lo largo de milenios y a cualquier rincon deluniverso en el que habiteis. Seguire enviando infinitamente Mismensajes, hasta que los hayais recibido y los hayais escuchadocon atencion, haciendolos vuestros.Mis mensajes puedenvenir bajo un centenar de formas, en miles de momentos, duranteun millon de anos. No podeis pasarlos por alto si realmenteescuchais. No podeis ignorarlos una vez los hayais oidoverdaderamente. De este modo nuestra comunicacion empezaraen serio, ya que en el pasado unicamente Me habeis hablado, Mehabeis rezado, habeis intercedido ante Mi, Me habeis suplicado.Pero ahora puedo responderos, siquiera sea como lo estoyhaciendo en este momento.ÀComo puedo saber que estacomunicacion procede de Dios? ÀComo se que no se trata de mipropia imaginacion?ÀQue diferencia habria? ÀNo ves quepuedo utilizar tu imaginacion con la misma facilidad que cualquierotro medio? Te traere los pensamientos, palabras o sentimientosexactamente apropiados; y en un determinado momento,precisamente cuando me venga bien para mi proposito, utilizarealguna sentencia, o varias.Sabras que esas palabras procedende Mi porque tu, espontaneamente, no has hablado nunca contanta claridad. Si hubieras hablado ya con claridad de talesasuntos, no te preguntarias acerca de ellos.ÀCon quien secomunica Dios? ÀSe trata de personas especiales? ÀEnmomentos especiales?Todo el mundo es especial, y todos losmomentos son buenos. No hay ninguna persona que sea masespecial que otra, ni ningun momento que sea mas especial queotro. Mucha gente decide creer que Dios se comunica demaneras especiales y unicamente con personas especiales. Estolibera a las masas de la responsabilidad de escuchar Mi mensaje,y aun mas de aceptarlo (esa es otra cuestion), y les permitequedarse con lo que dicen otros. No teneis que escucharme,puesto que ya habeis decidido que otros Me han oido acerca detodos los asuntos, y teneis que oirles a ellos.Al escuchar loque otras personas piensan que Me han oido decir, vosotros noteneis que pensar en absoluto.Esta es la razon principal deque la mayoria de la gente eluda Mis mensajes a nivel personal. Siuno reconoce que recibe Mis mensajes directamente, entonces esresponsable de interpretarlos. Es mucho mas seguro y mucho masfacil aceptar la interpretacion de otros (aunque se trate de otrosque han vivido hace 2.000 anos) que tratar de interpretar elmensaje que uno puede muy bien estar recibiendo en este mismomomento.No obstante, te propongo una nueva forma decomunicacion con Dios. Una comunicacion de doble direccion.En realidad, eres tu quien me la ba propuesto a Mi, ya que hevenido a ti, en esta forma, aqui y ahora, en respuesta a tullamada.ÀPor que algunas personas --como, por ejemplo,Jesucristo-- parecen escuchar mas lo que Tu comunicas queotras?Porque algunas personas estan verdaderamentedispuestas a escuchar. Estan dispuestas a oir, y estan dispuestas apermanecer abiertas a la comunicacion aun cuando lo que oyenparezca espantoso, disparatado o manifiestamente equivocado.ÀDebemos escuchar a Dios aun en el caso de que lo que diganos parezca equivocado?Especialmente cuando pareceequivocado. Si creeis que estais en lo cierto respecto de algo,Àpara que necesitais hablar con Dios?Seguid adelante,actuando segun vuestro entender. Pero observad lo que habeisestado haciendo desde el principio de los tiempos. Y mirad comoes el mundo. Evidentemente, en algo habeis fallado; y es obvioque hay algo que no entendeis. Lo que si entendeis ha depareceros correcto, puesto que ÇcorrectoÈ es un termino queutilizais para designar aquello con lo que estais de acuerdo. Por lotanto, aquello que se os escapa aparecera, en un primermomento, como ÇequivocadoÈ.La unica manera de adelantaren esto es preguntandose uno mismo: ÇÀQue pasaria si todo loque considero "equivocado" fuese realmente "correcto"?È. Todoslos grandes cientificos conocen esta pregunta. Lo que hace elcientifico no es simplemente trabajar; el cientifico cuestiona todoslos presupuestos y prejuicios. Todos los grandes descubrimientoshan surgido de la voluntad, de la capacidad, de no estar en locierto. Y eso es lo que se necesita en este caso.No podeisconocer a Dios hasta que hayais dejado de deciros a vosotrosmismos que ya conoceis a Dios. No podeis escuchar a Dios hastaque dejeis de pensar que ya habeis escuchado a Dios.Nopuedo deciros Mi Verdad hasta que vosotros dejeis de decirmelas vuestras.Pero mi verdad acerca de Dios procede de Ti.ÀQuien lo ha dicho?Otros.ÀQue otros?Predicadores. Vicarios. Rabinos. Sacerdotes. Libros. ÁLa Biblia,por amor de Dios!Esas no son fuentes autorizadas.ÀNolo son?No.Entonces, Àque hay que si lo sea?Escuchatus sentimientos. Escucha tus Pensamientos mas Elevados.Escucha a tu experiencia. Cada vez que una de estas tres cosasdifiera de lo que te han dicho tus maestros, o has leido en tuslibros, olvida las palabras. Las palabras constituyen el vehiculo deVerdad menos fiable.Hay tantas cosas que quiero decirte,tantas cosas que deseo preguntarte, que no se por dondeempezar.Por ejemplo, Àpor que no te revelas? Si de verdadhay un Dios, y eres Tu, Àpor que no te revelas de un modo quetodos podamos entenderlo?Ya lo he hecho, una y otra vez.Estoy haciendolo de nuevo aqui y ahora.No. Me refiero a unaforma de revelacion que resulte incuestionable; que no se puedanegar.ÀComo cual?Como apareciendo ahora mismo antemi vista.Lo estoy haciendo.ÀDonde?Dondequieraque mires.No. Yo quiero decir de un modo indiscutible. Deun modo que ningun hombre pueda negar.ÀDe que modoseria? ÀBajo que forma o aspecto Me harias aparecer?Bajola forma o aspecto que realmente tengas.Eso seria imposible,ya que no poseo una forma o aspecto que podais comprender.Puedo adoptar una forma o aspecto que podais comprender,pero entonces todos supondrian que lo que han visto es la sola yunica forma y aspecto de Dios, en lugar de una forma y aspectode Dios; una entre muchas.