Superfreakonomics: Enfriamiento Global, Prostitutas Patrióticas Y Por Qué Los Terroristas Suicidas…

Paperback | June 8, 2010 | Spanish

bySteve D. Levitt, Stephen J. Dubner

not yet rated|write a review
La continuación del fenómeno Freakonomics, con más de 4 millones de copias vendidas
 
La economía trata sobre la inflación, los tipos de interés y la bolsa. Superfreakonomics habla de prostitutas, traficantes de droga y luchadores de sumo fracasados. Han sido cuatro años buscando no solo las preguntas más difíciles, sino las más sorprendentes: ¿Es más peligroso conducir borracho o caminar borracho? ¿Por qué se receta la quimioterapia tan a menudo si es tan poco eficaz? ¿Puede un cambio de sexo elevar tu salario?

Superfreakonomics desafía nuestra manera de pensar, y explora el lado oculto de las cosas con preguntas como:

¿En qué se parece una prostituta al Papá Noel de unos grandes almacenes?
¿Por qué los médicos se lavan tan poco las manos?
¿Provocó la televisión un incremento del crimen?
¿Cuán útiles son los cinturones de seguridad?
¿Podemos salvar el planeta comiendo canguro?

Levitt y Dubner combinan una gran inteligencia con la capacidad para contar historias mejor que nadie, ya sea a la hora de buscar una solución al calentamiento global o explicar por qué el precio del sexo oral ha caído de manera tan radical. Al analizar cómo la gente responde a los incentivos, muestran el mundo tal cual es: bueno, malo, feo, y finalmente, superfreaky.

Pricing and Purchase Info

$21.95

In stock online
Ships free on orders over $25

From the Publisher

La continuación del fenómeno Freakonomics, con más de 4 millones de copias vendidas La economía trata sobre la inflación, los tipos de interés y la bolsa. Superfreakonomics habla de prostitutas, traficantes de droga y luchadores de sumo fracasados. Han sido cuatro años buscando no solo las preguntas más difíciles, sino las más sorprend...

Steven D. Levitt es profesor de economía en la Universidad de Chicago y receptor de la medalla John Bates Clark, otorgada al economista más influyente menor de cuartenta años.Stephen J. Dubner, antiguo redactor y editor en The New York Times Magazine, es el autor de Turbulent Souls, Choosing My Religion, Confessions of a Hero-Worshippe...

other books by Steve D. Levitt

Format:PaperbackDimensions:320 pages, 7.99 × 5.18 × 0.7 inPublished:June 8, 2010Publisher:Knopf Doubleday Publishing GroupLanguage:Spanish

The following ISBNs are associated with this title:

ISBN - 10:0307476847

ISBN - 13:9780307476845

Look for similar items by category:

Customer Reviews of Superfreakonomics: Enfriamiento Global, Prostitutas Patrióticas Y Por Qué Los Terroristas Suicidas Deberían Contratar

Reviews

Extra Content

Read from the Book

1En que se parece una prostituta de la calle a un SantaClaus de unos grandes almacenes?Una tarde, no hace muchotiempo, en un dia agradablemente fresco de finales del verano,una mujer de veintinueve anos llamada LaSheena se sentaba en elcapo de un SUV frente a Dearborn Homes, un proyectourbanistico en el South Side de Chicago. Tenia una miradaabatida, pero por lo demas parecia juvenil, con su atractivo rostroenmarcado en una melena lisa. Vestia un holgado chandal negro yrojo, como los que habia usado desde que era nina. Sus padrescasi nunca tenian dinero para ropa nueva, asi que ella solia recibirlas prendas que dejaban sus primos varones, y se le quedo lacostumbre.LaSheena estaba hablando de como se gana lavida. Describio cuatro fuentes principales de ingresos: mangar,dar el agua, cortar el pelo y hacer la calle.ÇMangarÈ, explico,es robar en las tiendas y vender el botin. ÇDar el aguaÈ significavigilar mientras la pandilla local vende drogas. Cobra 8 dolarespor cortarle el pelo a un nino y 12 por cortarselo a un hombre.--Cual es el peor de los cuatro trabajos?--Hacer la calle--dijo sin vacilar.--ÀPor que?--Porque la verdad es queno me gustan los hombres. Creo que me causa problemasmentales.--Y si con la prostitucion se ganara el doble?--Si lo haria mas? --pregunto--. ÁSi!A lo largo de lahistoria, ha sido invariablemente mas facil ser hombre que sermujer. Si, es una generalizacion muy grande y, si, hayexcepciones, pero desde todos los puntos de vista, las mujeres lohan tenido mas dificil que los hombres. Aunque los hombres seencargaban de la mayor parte de la actividad guerrera, la caza ylos trabajos de fuerza bruta, las mujeres tenian una esperanza devida mas corta. Algunas muertes eran mas insensatas que otras.Entre los siglos XIII y XIX, un millon de mujeres europeas, lamayoria pobres y muchas de ellas viudas, fueron ejecutadas porbrujeria, tras ser culpadas del mal tiempo que destruia lascosechas.Las mujeres han superado por fin a los hombres enesperanza de vida, gracias principalmente a los avances medicosrelacionados con el parto. Pero en muchos paises ser mujertodavia sigue siendo un grave handicap incluso en el siglo XXI. EnCamerun, a las mujeres jovenes se les ÇaplananÈ los pechos--golpeandolos o masajeandolos con un almirez de madera o conuna cascara de coco caliente-- para que sean menos tentadorassexualmente. En China, por fin se ha abandonado la costumbre devendar los pies (despues de unos mil anos), pero las ninas todaviatienen muchas mas probabilidades que los ninos de serabandonadas despues de nacer, de ser analfabetas y desuicidarse. Y las mujeres de la India rural, como deciamos antes,siguen enfrentandose a la discriminacion en casi todos losaspectos.Pero, sobre todo en las naciones desarrolladas, lavida de las mujeres ha mejorado espectacularmente. Lasperspectivas de futuro de una chica norteamericana, britanica ojaponesa del siglo XXI son incomparables con las de suscongeneres de hace un siglo o dos. En cualquier ambito quemiremos --educacion, derechos legales y de voto, oportunidadesprofesionales, etcetera--, es mucho mejor ser mujer ahora que encualquier otra epoca de la historia. En 1872, el primer ano delque existen estadisticas, el 21 por ciento de los estudiantesuniversitarios estadounidenses eran mujeres. En la actualidad, lacifra es del 58 por ciento, y sigue subiendo. Ha sidoverdaderamente un aumento asombroso.Y, sin embargo, todavia se paga un considerable precio por ser mujer. Para lasmujeres norteamericanas de mas de veinticinco anos que tienen almenos estudios secundarios y trabajan a jornada completa, elsalario medio nacional es de unos 47.000 dolares. Los hombresen situacion similar, en cambio, ganan mas de 66.000 dolares, unadiferencia del 40 por ciento. Esto ocurre incluso con las mujeresque asisten a las universidades de elite del pais. Los economistasClaudia Goldin y Lawrence Katz comprobaron que las mujeresque habian ido a Harvard ganaban menos de la mitad que loshombres que habian ido a Harvard. Incluso cuando el analisisincluia solo a trabajadores a jornada completa todo el ano,clasificados segun sus estudios universitarios, profesion y otrasvariables, Goldin y Katz descubrieron que las mujeres de Harvardtodavia ganaban un 30 por ciento menos que sus equivalentesmasculinos.Que puede explicar semejante diferencia desalarios?Hay una diversidad de factores. Las mujeres tienenmas tendencia a dejar de trabajar o reducir el ritmo de su carrerapara criar una familia. Incluso en profesiones bien pagadas, comola medicina y el derecho, las mujeres tienden a escogerespecialidades en las que se gana menos (medicina general, porejemplo, o asesoria familiar). Y, seguramente, todavia existe unabuena cantidad de discriminacion. Puede variar desde lo explicito--negarle un ascenso a una mujer solo porque no es un hombre--a lo insidioso. Numerosas investigaciones han demostrado que lasmujeres con sobrepeso ven mas mermada su paga que loshombres con sobrepeso. Lo mismo les ocurre a las mujeres conlos dientes estropeados.Tambien existen algunos factores biologicos. Los economistas Andrea Ichino y Enrico Moretti, queanalizaron datos personales de un gran banco italiano,descubrieron que las empleadas de menos de cuarenta y cincoanos tendian a faltar al trabajo sistematicamente en ciclos de 28dias. Cotejando estas ausencias con las tasas de productividad delos empleados, los economistas determinaron que este absentismomenstrual explicaba el 14 por ciento de la diferencia entre lasganancias de hombres y mujeres en el banco.Tambien podemos considerar la ley estadounidense de 1972 conocidacomo Titulo IX. Aunque en general esta pensada para prohibir ladiscriminacion sexual en los centros educativos, el Titulo IXestipulaba ademas que los institutos y universidades elevaran susprogramas de deportes femeninos al nivel de los programasdeportivos de los varones. En consecuencia, millones de mujeresse apuntaron a estos nuevos programas y, como descubrio laeconomista Betsey Stevenson, las chicas que practican deportesen el instituto tienen mas probabilidades de ir a la universidad yconseguir un buen empleo, sobre todo en algunos de los camposde alta cualificacion dominados tradicionalmente por los hombres.Esa es la buena noticia.Pero el Titulo IX tambien trajo algunasmalas noticias para las mujeres. Cuando se aprobo la ley, mas del90 por ciento de los equipos deportivos universitarios femeninostenian entrenadoras. El Titulo IX resaltaba la importancia de estetrabajo: los sueldos subieron y recibio mas atencion e interes.Como la humilde comida campesina que es ÇdescubiertaÈ por laelite culi&ngrave;aria y no tarda en emigrar de las casitas rurales alos restaurantes exclusivos, estos trabajos fueron prontoacaparados por un nuevo conjunto de aspirantes: hombres. En laactualidad, apenas el 40 por ciento de los equipos deportivosfemeninos de las universidades tiene mujeres como entrenadoras.Entre los puestos de entrenador mas visibles de los deportesfemeninos estan los de la Asociacion Nacional de BaloncestoFemenino (WNBA), fundada hace trece anos comocomplemento de la NBA de los hombres. En el momento deescribir estas lineas, la WNBA tiene trece equipos, y solo seis deellos (menos del 50 por ciento) tienen mujeres entrenadoras. Enrealidad, esto es una mejora, ya que en el decimo aniversario dela fundacion de la liga solo 3 de los 14 entrenadores eranmujeres.A pesar de los progresos que han hecho las mujeresen el mercado laboral del siglo XXI, la mujer habria llegadomucho mas lejos si hubiera tenido la prevision de nacer hombre.Hay un mercado laboral que las mujeres han dominado siempre:la prostitucion. Su modelo comercial esta construido sobre unapremisa simple: desde tiempos inmemoriales y en todo el mundo,los hombres han querido mas sexo que el que podian obtenergratis. Y asi surge inevitablemente una oferta de mujeres que, porel precio adecuado, estan dispuestas a satisfacer esta demanda.En la actualidad, la prostitucion es generalmente ilegal en EstadosUnidos, aunque con unas pocas excepciones y muchasincoherencias en la imposicion de la ley. En los primeros anos dela nacion, la prostitucion estaba mal vista, pero no criminalizada.Fue durante la Era Progresista, aproximadamente desde 1890hasta la decada de 1920, cuando esta tolerancia se acabo. Huboun clamor publico contra la Çtrata de blancasÈ que manteniaprisioneras contra su voluntad a miles de mujeres para quetrabajaran como prostitutas.El problema de la trata deblancas resulto ser una burda exageracion. La realidad era tal vezmas terrible: en lugar de verse forzadas a la prostitucion, lasmujeres la elegian voluntariamente. A principios de la decada de1910, el Departamento de Justicia elaboro un censo en 310ciudades de 26 estados para determinar el numero de prostitutasen Estados Unidos: ÇLlegamos a la conservadora cifra deaproximadamente 200.000 mujeres en el ejercito fijo del vicioÈ.En aquella epoca, la poblacion estadounidense incluia 22 millonesde mujeres entre los quince y los cuarenta y cuatro anos de edad.Si hemos de creer las cifras del Departamento de Justicia, una decada 110 mujeres de esa franja de edad era prostituta. Pero lamayoria de las prostitutas, aproximadamente el 85 por ciento,tenia veintitantos anos. En esta franja de edad, una de cadacincuenta mujeres norteamericanas era prostituta.El mercado era particularmente activo en Chicago, que tenia mas de milburdeles conocidos. El alcalde reunio una Comision Antivicioformada por expertos, que incluia lideres religiosos y autoridadescivicas, educativas, legales y medicas. En cuanto pusieron manosa la obra, aquellas buenas gentes se dieron cuenta de que seenfrentaban a un enemigo mucho mas venal que el sexo: laeconomia.ÇÀA alguien puede extranarle --declaro lacomision-- que una muchacha tentada que solo recibe 6 dolarespor trabajar con sus manos venda su cuerpo por 25 dolares a lasemana, cuando se entera de que hay demanda para ello y quelos hombres estan dispuestos a pagar el precio?ÈConvirtiendolo en dolares actuales, la dependienta de 6 dolarespor semana tenia un salario anual de solo 6.500 dolares. Lamisma mujer, dedicada a la prostitucion por 25 dolaressemanales, ganaba el equivalente moderno de mas de 25.000dolares al ano. Pero la Comision Antivicio reconocia que 25dolares por semana era el limite minimo que ganaban lasprostitutas de Chicago. Una mujer que trabajara en una Çcasa dedolarÈ (algunos burdeles solo cobraban 50 centavos; otrospodian cobrar 5 o 10 dolares) llevaba a casa un salario semanalmedio de 70 dolares, el equivalente moderno de 76.000 dolaresanuales.En el corazon del Levee, el barrio del South Sidedonde habia hileras e hileras de burdeles, se alzaba el EverleighClub, que la Comision Antivicio describia como Çla casa deprostitucion mas famosa y lujosa del paisÈ. Entre sus clienteshabia titanes de la industria, politicos, deportistas, artistas eincluso unos cuantos cruzados contra la prostitucion. Lasprostitutas del Everleigh, conocidas como ÇmariposasÈ, no soloeran atractivas, higienicas y de toda confianza, sino tambienbuenas conversadoras que podian citar poesia clasica si era esolo que ponia a tono a un caballero concreto. En el libro Sin in theSecond City, Karen Abbott informa de que el Everleigh ofreciatambien exquisiteces sexuales que no se encontraban en ningunaotra parte: el estilo ÇfrancesÈ, por ejemplo, hoy conocidocomunmente como sexo oral.En una epoca en que una buena cena costaba unos 12 dolares al cambio actual, los clientes delEverleigh estaban dispuestos a pagar el equivalente de 250dolares solo por entrar en el club y 370 dolares por una botellade champan. Hablando en terminos relativos, el sexo era bastantebarato: unos 1.250 dolares.Ada y Minna Everleigh, las hermanas que regentaban el burdel, protegian celosamente susactivos: a las mariposas se les proporcionaba una dieta sana,excelente atencion medica, una educacion completa y los mejoressalarios de la epoca: hasta 400 dolares por semana, el equivalentemoderno de unos 430.000 dolares al ano.A decir verdad, los salarios de las mariposas del Everleigh se salian de lo normal.Pero Àpor que hasta una prostituta media de Chicago ganabatanto dinero hace cien anos?La mejor respuesta es que los salarios estan determinados en gran medida por la ley de la ofertay la demanda, que a veces es mas poderosa que las leyes quehacen los legisladores. En Estados Unidos sobre todo, la politica y la economia no encajan muy bien. Los politicos tienentoda clase de razones para aprobar leyes que, por muybienintencionadas que sean, no tienen en cuenta la manera en quela gente real responde a los incentivos del mundo real.Cuando la prostitucion fue ilegalizada en Estados Unidos, casi toda laenergia policial se dirigio a las prostitutas y no a sus clientes. Estoes muy tipico. Como ocurre con otros mercados ilegales--piensen en la venta de drogas o de armas del mercado negro--,la mayoria de los gobiernos prefieren castigar a las personas queproporcionan las mercancias y el servicio, en lugar de a la genteque los consume.Pero cuando encierras a un proveedor, se crea una escasez que inevitablemente hace subir el precio, y esoatrae a mas proveedores a entrar en el mercado. La guerracontra las drogas de Estados Unidos ha sido relativamenteineficaz precisamente porque se centra en los vendedores y no enlos compradores. Aunque es evidente que los compradores dedrogas superan en numero a los vendedores, mas del 90 porciento de las condenas de carcel por drogas las cumplen losvendedores.ÀPor que la sociedad no apoya el castigo a losconsumidores? Puede parecer injusto castigar a un pobre tipo, elconsumidor, que no puede evitar caer en el vicio. Losproveedores, en cambio, son mucho mas faciles de demonizar.Pero si un gobierno quisiera de verdad acabar con las mercanciasy servicios ilegales, iria a por la gente que los pide. Si, porejemplo, se condenara a la castracion a los hombres culpables dehaber contratado a una prostituta, el mercado se hundiria a todaprisa.En Chicago, hace cien anos, el riesgo de sufrir uncastigo lo corria casi exclusivamente la prostituta. Ademas de laconstante amenaza de detencion, estaba tambien el profundoestigma social de la prostitucion. Posiblemente, el mayor castigoera que una mujer que trabajara como prostituta nunca podriaencontrar un buen marido. Combinemos estos factores y se verapor que los honorarios de una prostituta tenian que ser altos paraatraer a suficientes mujeres a satisfacer la fuerte demanda.Las mayores sumas de dinero, por supuesto, se las llevaban lasmujeres que ocupaban la cuspide de la piramide de laprostitucion. Cuando se cerro el Everleigh Club --la ComisionAntivicio de Chicago se salio por fin con la suya--, Ada y MinnaEverleigh habian acumulado, al cambio actual, unos 22 millonesde dolares.La mansion que albergaba el Everleigh Club desaparecio hace mucho, lo mismo que el distrito entero delLevee. Toda la cuadricula de calles donde estuvo el Everleigh fuedemolida en los anos sesenta para construir bloques de pisos demuchas plantas.